MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

sábado, 6 de abril de 2013

Félix del Rosario el músico


    Extraordinario músico  Dominicano, creador de un estilo muy peculiar de arreglar el merengue, bolero, salsa y  latín jazz, para su grupo “Los Magos del Ritmo”; Músico de mentalidad amplia, abarcando muchos géneros. Un hombre dedicado en su totalidad a su preparación personal como músico.

  Tuvo muchas influencias de grandes jazzistas, estudió las armonías y complejidades de este género para aplicarlo a su estilo que había concebido y solo con su grandiosa preparación lo pudo llevar al éxito.

    Félix estaba consciente de su aporte, su preparación para llevarlo a cabo en su totalidad y como seria puesto en el libro eterno de nuestra música. Creía mucho en la innovación, no era dado a la imitación, creía que cada artista tenía algo muy personal para aportar y su trayectoria habla sola.

   También lo demostró cuando forma la Big Band donde sus arreglos de calidad impresionantes fueron vitales para solidificar su imagen como músico de extraordinaria preparación. Ojala puedan ser recuperados esos arreglos para orquesta grande, impresionantes con gran calidad.


   Lograr los hermosos colores con Los Magos del Ritmo ha sido algo jamás igualado, siendo el primer músico dominicano que se lanza con un grupo de formación totalmente distinta a los existentes y entrando de manera magistral por la puerta de la calidad.

   No hay desperdicio alguno en los arreglos de este gran músico nuestro, y abarcando tantos géneros donde a cada uno le imprimía su sello personal y  su color especifico en las armonías.

   Un músico polifacético conocedor del difícil arte de saber arreglar y que todo suene agradable al oído. Sus boleros en hermosas combinaciones con Saxo Alto y Vibráfono, con Flauta y con Barítono, mostrando una gran influencia del sexteto Joe Cuba, del grupo de Mongo Santamaría, fueron baluartes que sirvieron de inspiración.

   En una conversación, le pregunto las razones que tuvo para no perseguir el jazz más de cerca, y lograr penetrar. Me responde de esta manera: Juancito, siempre quise prepararme bien, entendía perfectamente que el jazz es el mejor camino pero no quise desprenderme jamás de mis raíces.

   Logrando su sueño de ser un verdadero líder musical, rompiendo un patrón que se había establecido de manera sutil y era que solo el Saxo Alto era el que hacia los SOLOS  en los grupos y las grandes orquestas del momento.

  Si escuchamos con cuidado sus arreglos podemos ver detrás de cada expresión su color especifico, escribiéndole al saxo alto es su lugar donde se sintiera su comando, pero al mismo tiempo mostrando con el saxo Tenor su conciencia y dominio de la fuga, el contra-canto y el latín jazz todo junto.

   Músico fuera de serie, fuera de época, incomprendido, mal interpretado, teniendo que luchar en un mundo donde nunca la capacidad ha sido parte importante en la vida de un profesional más de la música sobre todo y de romper el molde elitistas que dominaban los escenarios.

  Uno de nuestros músicos de preparación sólida, que no conforme con lo logrado, se fue al conservatorio nacional de músico donde entrara a estudiar como otro alumno más logrando graduarse como músico de conservatorio. Todos esos logros quedan cortos a la hora de medirlo con su calidad humana.

Hombre de impresionante sencillez, abierto a todo aquel que buscara su orientación, dedicando el tiempo necesario en brindar todo tipo de ayuda. De gran nobleza y extraordinarios   conocimiento de su gran tarea en ese plano cumpliendo su cometido con dignidad e integridad dejando su nombre limpio y su memoria brillando con su luz.

 Grandioso artista nuestro que dio lo máximo por el bienestar de su música. Abrazos  tu alma  hermano se que estas a la diestra del padre, formando parte  de  la orquesta universal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador