MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

sábado, 25 de enero de 2014

Luces, cámara y acción, tres palabras muy conocidas.


Hjalmar Gómez, hombre de luz y acción

Pocas personas se detienen a mirar, observar y deleitarse de la parte lumino-técnica de un espectáculo, de un show por tv, de un escenario diseñado para diferentes propósitos, en fin, cuan importante y al mismo tiempo vital es una correcta, sencilla, grandiosa, y profesional iluminación.

Pues para lograr eso se necesitan muchos ingredientes que al juntarlos se convierten en nuestro deleite y para los artistas y músicos en nuestra comodidad y/o dolor de cabeza.

Comodidad porque cuando está correctamente iluminado no hay reclamos ni quejas ni dolor de cabeza, cuando el músico necesita luces para leer sus partes y la iluminación es pobre o malos enfoques.

Hjalmar Gómez es uno de esos geniales artistas de las luces, para beneplácito del artista, de la lógica para el vidente y del delirio de las masas.

Conocí a este jovencito al principio de los años 1990 cuando entré a formar parte de la orquesta 4:40 de Juan Luis Guerra, pudiendo calibrar en su justa medida el trabajo agotador de un sonidista y un lumino-técnico, cuando tienen que desmontar sus escenarios y volver a armarlo en cuestiones de horas, con interminables jornadas de trabajo sin cesar y sin contemplaciones.

Trabajar con Hjalmar es trabajar con uno de los mas extraordinarios profesionales que me haya tocado y de un hermoso ser humano lleno de amor, coraje, sinceridad, valor, responsabilidad, cordial y exigente cuando las circunstancias lo ameritan, con un grandioso celo por su profesión, trabajador incansable y sin tocar su otra profesión donde en honor a la verdad no sabría decir en cual de las dos es mas genial, ya que como fotógrafo es una inmensidad de artista, con una creatividad que sobrepasa lo común.

Hombre de gran discreción y respeto hacia todo lo que hace y por quien lo hace; cuando se habla de trabajo su concentración, tenacidad y profesionalismo lo convierten en un ser privilegiado para todos los que conocemos su grandeza en todos los sentidos.

Este gran artista de las luces y la fotografía es de esos seres humanos que sin querer y sin proponérselo dejan huellas imborrables en nuestros corazones.

Uno de los más hermosos privilegios que la vida me diera durante mis años de aprendizaje por el largo camino del trabajar con excepcionales profesionales en tantas facetas y en esta tan exquisita y especial como lo es la correcta iluminación de un escenario lo fue el trabajar con esta joya humana que el arte universal nos ha regalado.

En un medio como el nuestro muy pocas veces se paga este trabajo en su justa medida, demasiado dinero que hay que invertir y su continua búsqueda de lo moderno, lo último del mercado, lo que te permita hacer mejor trabajo cada día.

Conocer a Hjalmar Gómez es uno de mis grandes privilegios y de los profesionales que más he admirado en mi vida. Un abrazo del alma hermano mío. Te quiero un montónnnnnnn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador