MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

martes, 28 de enero de 2014

Conocer los instrumentos

En varias conversaciones que he sostenido con músicos jóvenes de algunas Bandas Municipales, me hacen de varias maneras la misma pregunta. ¿Por qué hay músicos que hacen arreglos para bandas y se crean muchos conflictos? Simple, por falta de diálogo y de sentarse a ver la realidad en cuanto a cómo escribir para diferentes instrumentos, y si todos son iguales a la hora de tocar las mismas ideas.

¿Puede una flauta/un clarinete/un trombón/una trompeta/un violín, tocar jaleos igual que un saxofón? Simplemente no, y no es porque algunos de esos instrumentistas no tenga la técnica suficiente; nada de eso, es porque todos los instrumentos tienen sus limitaciones y por eso se estudian las estructuras de cada uno.

Dentro del margen de la palabra orquestación se aprende a conocer las estructuras, ventajas y limitaciones de los instrumentos; es algo de vital importancia cuando se quiere escribir con grandes expectativas.

Al escribirle a un instrumento, si conocemos un poco su estructura logramos evitarnos muchos problemas y males que por ser subordinados nos podríamos evitar.

Siempre es bueno tener en cuenta no exagerar al escribirle a un instrumento; en otras palabras, si tenemos una idea existen muchas posibilidades para pensar en quién pueda ser el instrumentista adecuado para ejecutarla; por eso la gran variedad de instrumentistas y de rangos, podríamos decir, aptos para tocar cualquier tipo de idea.

Pensar que no todas las ideas pueden ser interpretadas por un solo instrumento; no todos los instrumentos pueden tocar los mismos pasajes difíciles; todos tienen una forma y un color especial.

No podemos coger músicos excepcionales como el gran trombonista Bill Watrous, capaz de tocar pasajes extremadamente difíciles con grandes saxofonistas, pianistas y/o guitarristas, por eso son considerados fenómenos musicales de altos niveles.

Pero en la realidad debemos tener cuidado en cómo escribir para evitar que la falta de tecnicismo nos haga sonar de manera poco apropiada y pensar por un momento si tenemos la capacidad para tocar lo que se nos ocurra escribir.

Es bien fácil escribir todo lo que a uno se le antoje sin detenerse un momentito a pensar quién lo va a ejecutar. Si usamos el sentido común podríamos ver con pocas notas cuales suenan mejor y logramos mejores objetivos.

No hay nada malo en expresar nuestras ideas como creemos sea lo mejor, el gran problema con eso es que muchas veces escribimos de manera descontrolada porque es un reflejo de lo que somos en realidad y sin darnos cuenta que hacemos pagar al otro nuestro desbalance existencial que llevamos encima.

Mejor es una nota bien tocada, que diez crudamente mal interpretadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador