MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

jueves, 2 de enero de 2014

ISIDORO FLORES

El Mago del Acordeón

Uno de los pocos músicos típicos nacido en la región este del país, hijo de Domingo Flores y Eloísa Castillo. A finales de los años treinta y comienzos de los cuarenta, Isidoro Flores amenizaba bailes en El Laurel, un conocido centro de diversión de Los Llanos.

Flores ingresó al Ejército Nacional, llegó a sargento, pero su paso por las filas militares no menguó para nada su amor por la música.

Luego de salir de la milicia pasó a tocar en La Voz del Yuna, que sería luego La Voz Dominicana donde diariamente se difundía por esa emisora un programa matinal llamado La Hacienda por la Radio, dirigido de manera especial para el agricultor, el locutor regular de ese espacio era Manuel Antonio Rodríguez (Rodriguito), y la música era del gran Isidoro Flores y su cuarteto.

Con frecuencia, El Mago del Acordeón, como se le llamaba en los medios artísticos, acostumbraba a poner dos guitarras adicionales a los instrumentos de su acostumbrado conjunto, tocadas por Aníbal Rijo y por César Peña, respectivamente.

Conocí y compartí escenario con estos dos excelentes guitarristas, pero mucho más que Guitarristas, dos hermosisimos seres humanos.

En otras ocasiones añadía también los atabales, especialmente cuando se tocaba en honor a fiestas religiosas del Este, como la de La Altagracia, de Higüey, y la Santa Cruz, de El Seibo.

Tavito Peguero y César Peña fueron dos de las voces que cantaban a dúo en el cuarteto de Isidoro Flores, también en algunas grabaciones se escuchan las voces de Thelma y Celeste Cruz, las famosas Hermanitas Cruz.

Después de la caída de la tiranía, Flores se ausentó de su patria, emigrando a Puerto Rico.

En 1969 formó allí otro conjunto, Los Alegres Dominicanos donde cosechara muchos éxitos, y tenía tomada la decisión de regresar definitivamente a su país el día 8 de enero de 1973, pero su muerte repentina sucedió justamente unos días antes.

Según algunos de sus allegados, la tristeza de estar lejos de su patria le hizo mucho daño a su estado de ánimo cayendo en una fuerte depresión la cual causó un grave deterioro en su salud.

Uno de sus trabajos más populares fue su disco Marola en 1966, también Asi empezó el Merengue donde tuvieron destacada participación Las Hermanitas Cruz; también el merenguero Joseito Mateo grabó con este grandioso acordeonista.

El Jíbaro, Mangulina María la Blanca, Cua Cua Cua, Yo quiero que tú me quieras, Si la viera, Mi alegría, Como la Piña, Eso si no va, En la Montaña, son algunos de sus éxitos.

Extraordinario compositor que tiene un lugar en la música típica junto a los grandes como Ñico Lora, Toño Abreu, y otros.

Sus condiciones como acordeonista le permitieron ganarse un reputado y privilegiado lugar como instrumentista, de un estilo bien elegante, con una fuerza rítmica sólida en sus frases y sus jaleos.

Según diferentes diarios, datos aportados cortésmente por el periodista y locutor Danilo Arzeno, la noche del 6 de enero estaba Isidoro Flores tocando una fiesta en Trujillo Alto, Puerto Rico, y a la una de la madrugada murió de repente a causa de una hemorragia cerebral.

Los restos del legendario músico fueron traídos al país precisamente el día 8 cuando el artista tenía previsto su retorno.

Isidoro Flores Gloria inmortal de nuestra música Típica, esperando que algún día su monumental obra sea expuesta con la altura que se merezca. Que en Paz descanse eterno Mago del Acordeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador