MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

jueves, 9 de enero de 2014

La música de los músicos

¿Por qué el Jazz es considerado la música de los músicos?

En el transcurso del tiempo esta frase se fue convirtiendo en una gran verdad para todos los que de una forma u otra disfrutamos ese género musical.

Si ahondamos en los corazones de todos los amantes de tocar bien un instrumento podremos encontrar que un porcentaje altísimo, casi en su totalidad, buscamos conocer las herramientas del género llamado Jazz, en cuanto a la música popular se refiera; desde muchos años atrás hemos podido ver en las páginas de la música popular los grandes músicos que han trascendido a través de los pueblos, latinos, europeos, y la música básica para lograr entrar al mundo de lo popular es el conocimiento profundo del jazz.

Si seguimos ahondando en nuestras páginas musicales encontraremos músicos de la talla de: Chucho Valdez, Paquito D’Rivera, Michael Camilo, Mario Rivera, Arturo Sandoval, Gonzalo Rubalcaba, Juan Luis Guerra, Héctor de León, Sócrates de León, Juancito Torres, Ángel Torres, Ed Calle, Luis Aquino, Rubén Rodríguez, John Benítez, Manuel Tejada, Leo Pimentel, Guillo Carias, Rafael Solano, Tomatico, Villarini, Luis Perico, Furito, David Sánchez, Milton Salcedo, Penbiang Sang, entre otros han sido reconocidos y respetados por sus grandes aportes al enriquecimiento de nuestras raíces y esto solo se consigue cuando de manera personal buscamos el conocimiento del género musical mas complejo y profundo en cuanto a lo que conocemos como música popular.

Sumado a estos 150 jóvenes acaban de registrarse para recibir un curso de una semana impartido por profesores de The Berklee College of Music donde el conocimiento se trasladó a Santo Domingo para ayudar a la juventud nuestra a crear mayor conciencia y entusiasmarlo a una mayor dedicación con la certeza de lograr sus sueños.

Esto pudo ser posible por un gran esfuerzo entre varias figuras nuestras, entre las que se encuentran el ministro de cultura José Antonio Rodríguez, el vice ministro Tommy Gracia, Juan Luis Guerra, Javier Vargas entre otros, y claro está, la colaboración de esa prestigiosa escuela de música.

Lo que estos profesores enseñarían son las herramientas del jazz como base principal para con esto ayudar a crear conciencia, técnica, conocimiento a grandes rasgos y un punto de despegue para nuestros jóvenes talentos.

Porqué el afán del Jazz y no de la música Clásica: Por una razón fundamental el gran porcentaje del músico que desea descollar en su instrumento para beneplácito de la música popular en cualquier parte del mundo, su gran aspiración es aprender a tocar jazz, el género popular de mayor desafío para un músico.

Para ningún músico es un secreto lo que significa saber tocar ese género, es conocer las grandezas y riquezas de este género. La gran diferencia con el clásico es que en este no existe la improvisación como parte integral del desarrollo del músico, el mundo clásico es único y trascender es de gran dificultad, hay que aprender a tocar la música de los grandes con la mayor perfección posible.

Ser jazzista para cualquier músico es un privilegio, un triunfo y una gran satisfacción personal, es grandioso, sublime, complejo, espontáneo, pero con una ciencia armónica de grandes profundidades, hay que amarlo, respetarlo, sentirlo y aprenderlo.

Debemos exhortar a nuestros jóvenes a que adquieran el mayor conocimiento posible dentro del jazz para que puedan enriquecer en mejor manera nuestra música así como lo han hecho los grandes de países vecinos como Puerto Rico, Cuba, Venezuela. Solo a través del conocimiento se puede evolucionar el sentir musical de un pueblo, ahí están los grandes testimonios, hablan por sí sólo.

Solo existen dos fuentes para los músicos alimentarnos del conocimiento, lo clásico y el jazz en todas sus profundidades, todos los géneros de ahí toman lo que necesitan.

Démosle la eterna bienvenida a esta prestigiosa institución musical que nos ha regalado una semana de grandeza musical para nuestra historia, The Berklee College of Music.

¡Cuánto hubiera dado por haber estado ahí!, sentado en una butaca aprendiendo de los entendidos en la música de los músicos, amada por muchos, temida por otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador