MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

lunes, 13 de mayo de 2013

JAM SESSION (JAMEO O YAMEO) Ventajas y desventajas


Es una expresión que se  usa en lo relativo a la parte musical, significa juntarse para tocar, en especial aplicable al jazz, donde se tocan los temas y cada uno improvisa, compartiendo turnos y así se va perdiendo el miedo, ganando confianza y mirándose a si mismo para ver las grandes lagunas que deben ser reparadas.

Las ventajas del Jameo son muy valiosas, en realidad porque mientras más podemos tocar con personas preparadas a nuestro alrededor eso nos ayuda y nos sirve de inspiración para seguir el sueño de aprender a improvisar.



Podemos ver las herramientas que todavía no tenemos con nosotros, las que más debemos esforzarnos en tenerlas, y así vamos viendo el entorno real de lo que significa ser un buen improvisador.

Es una práctica muy usual en los Estados Unidos, es mucho más fácil encontrar pianistas, bajistas, bateristas, disponible para juntarse y dar rienda suelta al gran deseo de aprender a usar todos los aspectos que encierra esta complicada cultura musical.

Las desventajas también son muchas, podemos encontrarnos con personas de mejor preparación pero muy pobres en cuanto a lo humano y empiezan a corregirte haciéndolo muchas veces de manera humillante, arrogante,  gritándote que te saliste de la armonía, que perdiste la sincronización rítmica, que te perdiste con la melodía, llegando en muchos casos a quitarte el turno y a seguir tocando por donde tu venias.


En mis comienzos fui victima de esa práctica inhumana y al cabo de los años descubrí que dos de los músicos que me hicieron eso en realidad improvisaban de oídos nada más.
El corregir no tiene nada de malo, es algo correcto si se hace con respeto. Hay que tomar en cuenta que la otra persona es un ser humano también y que siente y padece al igual que tu, por lo que debes pensar un poco en como te gustaría que te llamaran la atención de manera pública.

 Una corrección humillante puede truncar toda una carrera, no todos los seres humanos tenemos el don de saber corregir, tampoco no todos tenemos la capacidad de aceptar correcciones humillantes sin que estas nos hagan daño.

Por muchos años tuve terror a improvisar, sentía el peso del dolor en mi alma, y a través de leer muchas vidas de grandes hombres, profundizar en la capacidad humana de herir, de regocijarse con el dolor ajeno, fui entendiendo que jamás lograría tocar lo que me hacía sentir feliz hasta que me aceptara a mi mismo con mis virtudes y defectos.
Tocar bien es una tarea titánica que solo el progreso con nosotros mismos se convierte en  el alimento que nos lleva a seguir persiguiendo nuestros sueños de tocar bien.



Existen músicos que ya tienen una predisposición para el desarrollo de la improvisación, pero aun a sabiendas de ese don, tienen que estudiarlo para perfeccionarlo y eso toma años de práctica que implica una disciplina férrea y fuerza de voluntad inquebrantable.
Por eso exhorto a todo aquel que busca sus metas que no desista, que no deje que el desanimo haga presa de su fuerza de voluntad, que mantenga en alto el coraje para seguir en pos de la realización consigo mismo, tocar bien.

Es una especie de sacerdocio sin perder la realidad de si mismo, soñar es el alimento del alma, y para nosotros los que estamos ya avanzados en años seguimos con esa ilusión dentro que por conveniencia de los años le hemos cambiado el nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador