MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

martes, 20 de agosto de 2013

Mambo de los saxos y trompetas

Para complacer varias inquietudes sobre el origen de donde sale esta expresión musical.

La palabra Mambo dentro de los grupos de merengue ha creado muchas confusiones durante el desarrollo del merengue romántico y sus nuevos cambios.

Llegando muchos a nombrarse los reyes del mambo, una manera de dejar saber que sus mambos de saxos son buenos, me imagino.

Pero esa expresión viene de muchos años atrás, cuando a finales de los 40s y principios de los 50s llegaron al país pianistas cubanos, Pepín Ferrer, Julio Gutiérrez, Agustín Mercier y otros prominentes músicos, quienes usaron un lenguaje nuevo en nuestros grupos, Guajeo, Tumbao y Mambo. Estos pianistas de incuestionable preparación musical y nuestro Héctor de León regresado de Venezuela fueron los responsables de empezar a llamar en los ensayos al jaleo con la palabra mambo y al ir a repetir decían, vamos al mambo.

En un principio Luis Alberti se resistía a nombrarlo de esa manera porque prefería seguir con los solos de trompetas para alegrar el merengue y lo llamaban “floreo”, siendo Goyo Rivas y Nelson de la Cruz trompetistas de la orquesta Santa Cecilia, finalmente tuvo que adoptar esa nueva costumbre de llamar al jaleo de los saxos y trompetas Mambo.

Recuerdo cuando a finales de los sesenta llegara a tocar como sustituto con las orquestas de Antonio Morel y la Orquesta José Reyes dirigida por Papa Molina, ya se le llamaba, mambo a esa parte del merengue.

Este nombre nada tiene que ver con el género Mambo popularizado por Pérez Prado y su orquesta por los años 1950, probablemente como este género venía impregnado de un sabroso swing y con músicos cubanos a la cabeza esta expresión del género la importaron a otros géneros caribeños llegando al merengue.

De esa manera se fue haciendo parte del vocabulario de nuestras orquestas merengueras resultando de manera normal llamar mambo a esa parte de los saxos, quedándose de manera definitiva con nosotros esa expresión “vamos al mambo”.

Cualquier opinion al respecto es bien recibida, con alma y corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador