MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

martes, 27 de agosto de 2013

Lo que no soy y lo que soy


No soy un músico que solo mira el impresionante universo musical desde una sola óptica, ni tampoco nunca he creído sentirme orgulloso de tener un género que muchos alegan nadie lo puede tocar como nosotros.

No soy un músico que me haya llegado a creer que solo mi país es un universo, cada país es un universo también y todos componemos el conglomerado que llamamos universo, en otras palabras somos un microcosmo dentro de un macrocosmo.

No soy un músico que me considere “el maestrazo, el único, el sabelo todo” son algunos de los epítetos que me califican a mis espaldas.

No soy un músico con nada superior sobre nadie, pero tampoco con nada inferior y eso me hace sentir bien conmigo mismo porque respeto al que más y al que menos, todos somos maestros y alumnos en el caminar de la Vida.

No soy músico que juzgo a nadie porque su sonido no sea de merenguero como he sido juzgado y condenado, tampoco al que su sonido no lo sea, no envidio al que “mejor lo toque ni al que peor lo toque tampoco”, todos tenemos el privilegio del Arquitecto del Universo de decir nuestro discurso dentro del pentagrama musical.

No soy músico por negocio o por tocar con alguien, lo soy porque amo el lenguaje universal creado para deleite del alma y del espíritu, la música.

No tengo privilegio con ningún músico que se sienta juez y verdugo, sin importarme cuan famoso se sienta o se considere, cada uno es libre de creerse lo que considere ser.

No soy músico porque me gusta el medio, de serlo asi anduviera mendigando donde tocar, amo tocar donde se ame la música aunque sea un cantarito de ritmo, pero que quien lo toque ame su cantarito.

No escribo por paga, ni por que busco algo fuera del solo hecho de hacerlo. Siento alegría cuando el lector se siente comprometido con la ayuda a crecer como pueblo, siento pena cuando me señalan los nombres de los que faltan porque consideran que debo recordarlos a todos, siento tristeza porque no entendemos que solo dando sin buscar nada solo se consiguen mas verdugos detrás de ti, pero si se hace con la convicción de que estás haciendo algo por amor a tu cultura a tu clase al final te sientes bien, porque logras algún tipo de despertar en la conciencia del otro y a lo mejor alguien decide hacerlo major, siento alegria cuando percibo con el amor que se hacen las correcciones.

Soy músico porque amo la sublimidad del músico, de la melodía, del acorde, de la diversidad de géneros que existen.

Amo la musicalidad del existir, ver tocar un músico grandioso, escuchar una obra grandiosa, un blues, un jazz, un bossa nova, una samba, un merengue del alma, una salsa grandiosa, un bolero, una balada, interpretada con el alma del canto y del soplo.

Amo la grandeza de un músico sin título o posición, porque busco la sencillez del canto que es donde encuentro el alma de la música, que nos haga sentir que todos somos uno en el fondo de nuestra existencia, y ver países de una cultura con mucha amplitud que les ha permitido una gran diversidad de géneros que caminan y adornan el espíritu del oyente.

Amo la música sin pensar quien toca, quien lo clasifica con un sello, venga de donde venga, cuando la música viene acompañada de excelente interpretación, melodía, armonía y ritmo es lo que tiene valor para mi.

El ser músico que ha buscado prepararse significa salirse del encasillamiento y dejar atrás las creencias que nos mantienen aislados, si haces esto te conviertes en candidato para ir a la guillotina sin piedad, sin importarle a nadie.

Pero en el fondo de mi corazón soy feliz porque amo la musicalidad de la música. Si tu no quieres hacer lo mismo te seguiré queriendo, respetando y admirando, pero sigo mi ruta que me trazó el Universo, Amar la Universalidad de la Música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador