MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

miércoles, 19 de junio de 2013

¿Nos estaremos envenenando?


La música es el segundo lenguaje universal, el amor es el primero; estos nos conectan a lo sublime, produciendo las emociones más conmovedoras en el ser humano.

Amo la música y todo lo que hay en el universo; la creación, la madre naturaleza, mis raíces, mi familia, mis amigos, mi existir; todos estamos conectados a un sólo sonido, aquel que nos lleva al fondo de nuestra existencia y nos permite vernos cara a cara con nosotros mismos.

La música, es una palabra mágica que se presta muchas veces para ser mal interpretada, si entendemos el significado de escuchar música para el alma. No hablo de géneros, idiomas, estilos, porque el alma no conoce idiomas, ciudadanías, países, regímenes, solo conoce la belleza absoluta manifestada en sonidos.

El alma cada día clama por un refrigerio, necesita momentos de solitudes, de silencio absoluto y cuando acallamos los pensamientos le damos el tiempo y espacio para que se regocije con los sonidos de una hermosa melodía, sin decir media palabra, sin movernos, solo dejando que se conecte en el campo vibracional del sonido y las armonías.

Por encima del diario vivir, de las incongruencias de la vida, las insatisfacciones, injusticias, crueldades del diario vivir, y de la belleza superficial, debe ser la medicina, el antídoto del alma, la búsqueda de lo grandioso detrás de lo sencillo.

Por encima de todas las mezquindades del vivir, de los medios, del sensacionalismo, de lo que todo lo justifica, de los que dictan lo que se debe tocar en las emisoras, de los ruidos exorbitantes, colmadones, de los radios de los carros, hay algo muy doloroso: nos estamos envenenando poco a poco.

La música que se afanan por promover nos lleva a ser más violentos, mas deshumanizados, egoístas, falsos, porque hemos ahogado el alma, el espíritu, y nos hemos decidido a correr en el mismo hipódromo.

Tenemos a nuestro alcance música de altura, nos ayudaría a ser mejores seres humanos, y caminaríamos por un sendero más razonable y beneficioso. Escuchando emisoras por ej., Raíces, Radio Listin, donde sus programaciones son hechas con mucho cuidado, tratando de satisfacer el buen gusto y no nos cuesta un solo centavo.

No podemos agarrarnos de la excusa que no tenemos tiempo, el alma gime por alimento, y solo a través del amor y de la música es que podemos proporcionárselo.

Tomemos algo de nuestro afanado tiempo, dejemos que el silencio de la música nos dicte cuales son las mejores medicinas para curarnos de tantos males que estamos acarreando.

Anímate a escuchar música.

Si tuviera que prescindir de mis saxos los días que el Creador me haya dejado por vivir, lo haría, a cambio de tener aptos mis oídos para seguir alimentando mi existencia.

Escuchar música es sentirme parte real del universo y de dar lo mejor para el funcionamiento armónico del universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador