MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

martes, 18 de junio de 2013

Amar lo que haces

¿Por qué hay que amar el instrumento, y por qué también tenemos que amar la práctica?

Ha sido la interrogante de varios estudiantes en estos días; la misma encierra dos aspectos importantes: Instrumento y práctica.

Pero se percibe algo en común: falta de voluntad para perseguir un ideal y la gran confusión al creer que el ganar dinero significa que logramos el sueño.

Tenemos que amar lo que soñamos alcanzar, lo que anhelamos, lo que perseguimos, con entrega total, sin excusa, sin tiempo, con coraje, disciplina, determinación y consagración.

Estar preparados para entrar a una nueva dimensión de nuestra profesión, implica muchos riesgos; algunos de ellos te acarrean críticas a tus espaldas, compañeros que te sonríen de frente pero al dar la espalda son tus peores enemigos. Recuerda que vivimos en el mundo de los hipócritas.

Compañeros que en su fuero interno nunca te han aceptado por innumerables razones, algunas veces porque no piensas como ellos, no actúas como ellos, no te comportas como ellos, no eres de su altura, no eres de su gusto como persona y eso lo mezclan para no aceptarte como profesional, todo eso ganas cuando decides ser tú, cuando decides ejercer la voluntad de tu interior, de llegar, de hacer las cosas con dignidad y honestidad.

Si tienes amor por lo que haces, siempre tendrás tiempo de perdonar y/o buscarle las soluciones para llevar buenas relaciones con los demás. Todo es posible si amas lo que haces, porque tienes el amor suficiente para aceptarlo todo y combatirlo aunque el dolor te desgarre el alma.

A veces lograr trabajar con figuras importantes te das cuenta que realmente no son los que dicen ser, te hacen ver que no cabes en sus círculos, y como estos tienen poder te hacen salir, no te pagan completo, luego no te aceptan llamadas, te ignoran, y muchas bajezas más, todo eso y mucho más es parte de amar lo que haces, porque sin darte cuenta el reflejo de la dignidad de tu alma y tu fuerza de espíritu son tus mejores escudos.

Aunque logres tus realizaciones que solo serían al final de todo satisfacciones personales, las cuales no te aportan bienestar económico y en muchos casos ni siquiera bienestar interior llegando solo a sentirte satisfecho.

Ha sido una lucha tan ardua, cruel, despiadada e inhumana, que solo logras en el fondo de tu alma sentirte satisfecho porque lograste lo que buscabas para beneficios de tu alma, todo eso lo puedes soportar porque amas lo que haces.

Amar lo que haces es sentirte que aprovechaste el regalo maravilloso de experimentar en tus profundidades el existir de tu ser, que has conocido el amor, sus resultados y sus maravillas que logran cambiar tus puntos de vista sobre ti mismo y sobre los demás.

Solo los grandes lograron vencer todos los obstáculos posibles para lograr sus sueños y convertirse en modelos de varias generaciones, logrando al final de sus vidas morir solos en apariencia pero llenos de grandes multitudes que le aclamarán siglos y siglos y la divina convicción de que pudieron saborear el néctar de la sublimidad del existir y la co-relación con el Universo y su Creador.

Amar lo que haces es vivir. Y aunque sientas que el vivir es moldear tu alma a fuego vivo, vale la pena amar lo que haces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador