MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

domingo, 21 de julio de 2013

Siete días, Siete sonidos, Siete colores...

Siete días necesitó nuestro Padre Celestial para construir el planeta donde habitamos, y cogió el séptimo día para descansar.

La escala musical tiene siete sonidos, y el octavo es la duplicación del primero en una octava superior.

Siete colores componen el arcoíris, un rayo de luz solar y una gota de agua, siendo este una muestra de la misericordia de Dios para la humanidad. Un arcoíris ocurre cuando las gotas de lluvia y los rayos del sol se atraviesan.

"Mi arco pondré en las nubes, el cual será por señal de convenio entre mí y la tierra. Y será que cuando haré venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y acuérdame del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y toda alma viviente de toda carne; y no serán más las aguas por diluvio para destruir toda carne." Génesis, cap. 9:13,15.

Si cogemos siete minutos al día para reflexionar y repasar cada hecho, cada palabra dicha, cada actuación, logrando entrar siempre en la parte reflexiva del ser humano, donde ésta es la que nos permite abrir los ojos del alma para crecer, para entender que eres un alumno mas del universo y tienes que reconocer tu camino, tu sendero y tu destino.

Para agradecerle a la vida por la inmensidad de bendiciones que a diario tenemos y solo necesitamos echar una mirada de un minuto al fondo del alma para ver cuan hermosa es la vida que aun sin merecernos nada nos regala inmensos seres humanos que dan de su tiempo, de su amor, de lo poco que tienen, de las riquezas de sus almas, nos dan lo mejor para mostrarnos los inmensos rayos de bendiciones a todo dar que caen sobre nosotros a cada instante del diario vivir y son nuestros arcoíris en nuestras noches de sueño.

Mi eterna gratitud a estos grandiosos seres humanos que hoy descansan junto con mis pensamientos y me muestran con sus infinitas muestras de amor que sólo el verdadero rico es el que da con amor y total desprendimiento.

Estos seres han sido el arcoíris de mi vida, la escala musical que ha hecho de mi soplo mi mayor bendición y aprender a desprenderme de todo lo que pueda ser una atadura para aprender a mirar, amar, respetar, la belleza de una flor, la inmensidad de un hermoso amanecer, la sublimidad y éxtasis de un atardecer y la luz de una hermosa luna sobre mi cabeza bañando mi existencia de las grandiosas bendiciones que a diario posan en mi ser y que muchas veces el preocuparnos tanto las hacen invisibles a nuestro paso.

Afortunado soy de las grandes bienaventuranzas que me ha dado la vida, ser viejo de años y joven del alma para absorber de tantos ángeles vestidos de luz que a diario bendicen mi existencia y lograr aprender a mirar con el alma y el espíritu llenos de respeto, admiración y eterna gratitud.

Amo tantos seres luces que se han encaramando en mi caravana para enseñarme a darles lo mejor, a ser mejor cada día y a tomar de mi tiempo un espacio para descansar el alma y el espíritu, para seguir desprendiendo mi carga y que mi equipaje sea más liviano cada día, gracias seres iluminados por descansar conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador