MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

miércoles, 3 de julio de 2013

¿Qué tenemos, qué buscamos, qué dejaremos?

Escuchando una emisora de Jazz que tiene su asiento en New Jersey, un jazzista hablaba de un alumno que anhelaba una oportunidad para aprender a tocar jazz. Este profesor le dijo, ok, excelente, primero debes aprenderte unos 500 estándares en todas las tonalidades para que esto sea un buen comienzo.

Escuchar ese consejo me provocó alegría, tristeza, incredulidad, de ver cómo nosotros hablamos del jazz, con qué facilidad decimos que sabemos tocarlo, cómo nos atrevemos a emitir juicios sobre alguien que toque y no podemos comprender nada de lo que escuchamos; cuánta sabiduría hay en esas palabras: “para que esto sea un buen comienzo”.

Mientras meditaba en todo eso comprendí que nuestro problema principal viene de la falta de cultura, de conciencia, de entendimiento y que para lograr los niveles donde podamos sentirnos aceptables con nosotros mismos, ni siquiera pensar en los niveles de trascendencia para ser como uno de esos grandes, es un asunto mucho más complejo que lo que a simple vista parece.

En un país donde la Identidad Musical no es de importancia, sino, los modismos porque son los que aportan dinero a nuestros bolsillos, ¿qué podemos esperar? La gran confusión que nos está rigiendo en todos los ámbitos de la sociedad.

Debemos abrir nuestras ventanas del conocimiento, entendimiento, aceptación, a la búsqueda de nuestro encuentro personal con esas informaciones las cuales a través de esas ventanas podremos alcanzar.

El universo es infinito, nunca lo comprenderemos, tampoco llegaremos a comprobarlo, pero podemos nutrirnos de los infinitos canales de sabiduría que El Creador ha puesto a nuestra disposición.

No podemos seguir pensando que somos los mejores, que nuestra música es la mejor, que nuestros pollos al carbón son los mejores, que nuestros mangos también lo son, y de todo lo que podamos tener somos los mejores. Este concepto en vez de ayudarnos nos lleva a un camino que en vez de ascender vamos retrocediendo porque nos negamos a aprender del otro y hemos olvidado que la sabiduría no fue puesta en un solo lugar y que dentro de la inmensidad de este planeta apenas somos una media isla de un país de orden tercermundista.

Por varias razones la globalización ha jugado un papel muy importante en el conocimiento lo cual nos permite tener acceso desde nuestros hogares, pero eso no significa que lo tenemos con nosotros, solo lo conocemos. Cada conocimiento adquirido es un proceso que necesitaremos de muchos eslabones que en el fondo se van entrelazando con cada profesión existente, lo que nos permite la realización nuestras y con nuestras profesiones.

Nunca escucharás en un canal de la tv de países con criterios de calidad y variedad, un presentador decir que él es el mejor, que su programa es el mejor; a un propietario decir que su canal es el mejor, ¿saben por qué? Porque nadie ha logrado ser el mejor en todo.

Debemos aceptar que cada ser humano por insignificante que nos parezca puede ser un gran maestro que nos envía el Universo para enseñarnos a crecer y en dicho encuentro las grandes lecciones que debemos aprender. Cuando logremos despojarnos de nuestro ego y abrir el alma para aprender del “ignorante”, entonces descubriríamos que su sabiduría está detrás de sus muestras de aparente ignorancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador