MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

martes, 3 de septiembre de 2013

EDUCATIVA

LA MÚSICA SANA EL CORAZÓN (CON AYUDA DEL CEREBRO)
Por Pilar Quijada


No se trata sólo de sanar los «corazones partidos» como canta Alejandro Sanz, sino de mejorar realmente la función cardiaca. Así lo sostiene un estudio presentado en la Sociedad Europea de Cardiología en el que se ha medido el efecto de la música sobre una serie de marcadores relacionados con el endotelio vascular, la lamina que recubre el interior de los vasos sanguíneos y que tiene un papel primordial en el ajuste de la función vascular por la producción de óxido nítrico (NO) y otros vasodilatadores que disminuyen la resistencia vascular. Los marcadores medidos han sido los productos finales estables de óxido nítrico (NOx), la dimetilarginina asimétrica (ADMA), dimetilarginina simétrica (SDMA) y la xantina oxidasa (XO) en 74 pacientes con enfermedad arterial coronaria.

En la enfermedad cardiovascular el endotelio se altera. Puesto que el óxido nítrico derivado del endotelio es necesario para mantener una adecuada respuesta vascular, la corrección de la disfunción endotelial se ha convertido en una meta. El ejercicio ha demostrado mejorar la función endotelial y es la piedra angular de cualquier programa de rehabilitación. Pero nunca se había hecho estudio alguno sobre el efecto de la música en la salud del corazón.

Ahora una investigación demuestra que escuchar música, en concreto la favorita de cada uno, también mejora la función endotelial. Bastan 30 minutos al día, aunque el efecto es aún mayor si además se hace ejercicio.

Para llegar a esta conclusión los participantes fueron divididos al azar en tres grupos: uno de 30 minutos de ejercicio físico, otro de 30 minutos de ejercicio físico y otros treinta de música y un tercero que únicamente escuchó 30 minutos de música. Después de 3 semanas de entrenamiento los mejores valores de óxido nítrico (NOx) los obtuvo el grupo que combinó música y ejercicio. El segundo lugar lo ocupaban los que sólo hacían ejercicio y la sorpresa es que quienes sólo escucharon música también mejoraron su función endotelial. La xantina oxidasa también disminuyó significativamente en los tres grupos, reflejando una mejora en la salud cardiovascular. Sin embargo, la mayor reducción tuvo lugar también en el grupo que combinaba música y ejercicio.

La capacidad de ejercicio también había aumentado en los tres grupos: un 39% en el de música y ejercicio, 29% en el de ejercicio y un 19% en el que sólo escuchó música.

Los beneficios de la música se deben posiblemente a la activación del óxido nítrico derivado del endotelio, que tiene un papel protector, y que es liberado en respuesta a las beta-endorfinas que produce el cerebro cuando escuchamos la música que nos gusta. Cualquier melodía vale, no hay una música ideal para todo el mundo y se debe elegir la que a cada uno le aumenta las emociones positivas y le hace sentir feliz y relajado. Así que ya sabe, cálcese las zapatillas, póngase los auriculares con su música favorita, y a practicar ejercicio al son de sus melodías favoritas al menos 30 minutos. Según el estudio, en tres semanas su corazón se lo agradecerá.

Tomado de El País, España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador