MUSIC SELECTIONS

LOS SAXOFONES - JUAN COLÓN

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Cómo aprender a escuchar jazz?

Son de las tantas preguntas que jóvenes estudiantes de música me hacen acerca de buscar la manera de cómo entrar al mundo de este hermoso y difícil género musical.

Ante todo, entender a un improvisador del jazz, es un asunto mucho mas complejo de lo que parece ser; encierra muchas herramientas que debemos entenderlas y conocer las razones para qué sirven: sentir esta música, esta cultura y respetarla al máximo.

Podemos percibir en un improvisador algunas de estas cualidades, las cuales domina a perfección: Conocimiento armónico, melódico y la fraseología correcta para sonar auténtico.

Conocimiento implica la preparación musical completa, técnica excelente, progresiones a grandes rasgos y como las usa; profundos conocimientos armónicos y de las armonías de las canciones que improvisa, son parte esenciales que estos improvisadores dominan.

Melódico, conocer perfectamente la melodía y ser capaz de en cualquier momento deseado intercalar frases de la melodía mientras va improvisando sin la menor vacilación posible, demostrando gran seguridad al hacerlo.

Fraseología, nos referimos aquí a tener el lenguaje del jazz en si (tocar con todas las articulaciones posibles del jazz) sin mostrar dificultades en cómo usarlas.

Dentro del mundo del lenguaje del jazz, existen innumerables artistas con grandes estilos que son los que lo hacen ser identificados al sonar sus instrumentos; por ejemplo: John Coltrane, con solo escuchar un par de barras lo podemos identificar; Michael Brecker también, Oscar Peterson al piano, Chick Corea, piano, Miles Davis (trompeta), Charlie Parker y Cannonball Adderley (altos), todos intérpretes grandiosos.

Un solo de uno de estos grandes es suficiente para sumergirnos años a estudiar todas las grandezas que exhiben en lo que interpretan y lograr sentir que todo suena como si estuvieran jugando con sus instrumentos.

Por último (no porque no sea relevante) el sonido, algo especial a desarrollar para lograr ser identificado de mejor manera. Si escuchamos a los grandes podemos percibir la gama de hermosas sonoridades y todos excelentes.

Ser un improvisador de estos niveles nos toma una vida y no llegamos a entenderlos en su correcta dimensión; el jazz es un género de grandes dificultades, sin ánimo de ofender a nadie me atrevo a decir que es el más difícil de los géneros de la música popular.

Hay que estudiar horas, años, para captar las grandezas que encierran tantas manifestaciones del mundo del jazz: El Blues, Beb bop, Swing, etc.

Se convirtió en el mayor desafío para un músico, ser un buen jazzista, el esfuerzo de un coloso para lograr conocer algo de la grandiosidad para tocarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede comentar como Anónimo, pero no se publicará su mensaje si no deja nombre y dirección de correo-e. Tampoco se publicarán mensajes vulgares, irrespetuosos y que no revistan un mínimo de civilidad.

El Administrador